o24 /Habrá segunda vuelta en noviembre para definir nuevo presidente

Los resultados de las elecciones generales, en las que unos 35 millones de argentinos pudieron elegir un nuevo Gobierno, arrojaron que Sergio Massa (UP) y Javier MIlei (La Libertad Avanza) irán a un balotaje el próximo 19 de noviembre. Se espera este lunes por la reacción de los mercados y el dólar, en una jornada clave.

Sergio Massa, representante del kirchnerismo, ganó las elecciones, ahora tiene que ir a una segunda vuelta

Además, se definió el nuevo Congreso con la renovación 130 bancas en Diputados y 24 en el Senado. Por último, eligieron gobernador Buenos Aires, Catamarca, Entre Ríos y CABA.

Triunfaron Massa, Kicillof y el aparato del PJ con la oposición dividida. Bullrich, Macri y Juntos por el Cambio, quedaron del lado de los derrotados. El libertario está obligado a reconstruir su figura y sus propuestas. Jorge Macri, Frigerio, las excepciones de la oposición. El factor Schiaretti y una mención al papa Francisco

Las elecciones en la Argentina quedaron ya consagradas como ese momento donde lo inesperado se hace una costumbre. Esta vez la sorpresa la dio Sergio Massa, el candidato y ministro de Economía que ganó las elecciones presidenciales por casi siete puntos. Dejó atrás al libertario y favorito Javier Milei, mientras que la candidata de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, quedó relegada 13 puntos más atrás. El primero y el segundo, el 19 de noviembre, competirán en un balotaje que asoma con final abierto.

Los números fríos que anoche brindó la Dirección Nacional Electoral dejaron vivas las esperanzas tanto en Unión por la Patria como en La Libertad Avanza. Es que en los 27 días que quedan por delante hasta la segunda vuelta, tanto Massa como Milei están en condiciones de alzarse con la victoria. El éxito o fracaso quedaron en sus manos. En votos, Massa cosechó 9.600.000 (36,6%), Milei 7.864.000 (30%), Bullrich 6.246.000 (23,8%), Juan Schiaretti, de Hacemos por Nuestro País, 1.781.000 (6,8%) y Myriam Bregman 708.00 (2,7%).

Siguiendo con sumas y restas, de las PASO a las generales, hubo unos 3 millones de votos más, casi lo mismo que sumó Massa de un turno al siguiente. Lo siguieron Schiaretti, que acrecentó 870 mil, Milei que subió 770 mil, y Bregman, 80 mil. Bullrich fue la única perdió votos entre las primarias y las generales: -440 mil.

Y completo con detalles que describen el peso decisivo que tuvieron en cada provincia el aparato partidario. La maquinaria peronista funcionó este domingo a todo vapor y hubo un salto cuántico de las PASO a las generales: Massa acumuló 1,4 millones de votos más sólo en la infinita Buenos Aires y otro millón en las 10 provincias más pobladas. Para poner dos ejemplos: en Santa Fe, en las primarias el PJ tuvo 386 mil votos y ayer 600 mil (así y todo quedaron segundo); y en Tucumán de Juan Manzur, pasaron de 314 mil a 471 mil votos (en este caso sí pasaron al primer puesto).

Federico Aurelio le dio una interpretación singular a la confirmación del resultado: “Los argentinos no seguimos las normas que rigen en otras partes del mundo, de que la situación económica es el factor que predomina y explica el voto. Dentro de la multicausalidad que tiene el voto, quedó claro que diciendo y haciendo cualquier cosa tampoco se le puede ganar a un gobierno, por más que esté desgastado”.

A su turno, Lucas Romero destacó que con la victoria de Massa, “no hubo novedad respecto a que el balotaje finalmente va a ser con Milei, pero la novedad está en el orden que llegaron ambos. Es un resultado que está presentando una transformación radical de la percepción que teníamos de la competitividad del Gobierno. Antes, la probabilidad de reelección de este ciclo era baja, pero eso ha cambiado”.

De todas maneras, el director de Synopsis alertó que el resultado muestra que “hay 54 puntos que votaron a opciones muy radicalmente opositoras al gobierno” y que el peronismo consiguió esta victoria pese a que tuvo la menor cantidad de votos en una presidencial de toda su historia.

A su turno, Gustavo Córdoba advirtió que “entre los grandes derrotados está la idea que apareció mucho en los medios de comunicación de que la corrupción es un factor que puede influir en una elección. Que haya ganado el oficialismo en Lomas de Zamora confirma los límites que tienen estos temas a la hora de decidir el voto”.

El director de Zuban Córdoba que entre los ganadores está “la renovación de la política, con dirigentes nuevos, que tienen 50 años y que dejan atrás si se quiere a los Macri y Cristina Kirchner y Alberto Fernández. Están los Massa, Kicillof, Milei, Llaryora, Frigerio, Jorge Macri”. Y agregó un dato de color: “Entre los derrotados está Bolsonaro Junior, que vino a festejar y se va enojado.

Antes de avanzar sobre los ganadores y perdedores, es interesante enfocar en la mirada que tienen los analistas sobre Javier Milei y este resultado. Todos coincidieron en que haber construido una propuesta electoral y en menos de dos años haber ganado las PASO y quedar segundo, a solo seis puntos de todo el aparato del PJ movilizado fue un éxito. Pero se trata de una victoria matizada por sus propias limitaciones.

Federico Aurelio: “A Milei no se lo puede considerar un perdedor de la elección. Por más que se podía esperar que la elección fuera más reñida, que un espacio político nuevo haya sostenido 30% del electorado y que aparte haya clasificado a un balotaje cuyo destino todavía es incierto, no lo consideraría como una derrota. Diría que es un incumplimiento de una expectativa de mayor éxito, pero no un fracaso”.

Facundo Nejamkis: “Milei armó de cero un partido político, en dos años ganó las PASO y entró al balotaje. De ninguna manera puede ser considerado un derrotado. Si hubiera una balanza, el fiel quedaría en el medio porque no logró crecer de manera significativa respecto a las primarias. Hay que pensar si la estrategia que se dio hasta este domingo no lo hizo construir su propio techo: hizo una campaña muy disruptiva en relación a valores históricos arraigados, como la venta de órganos, proyectos sobre la paternidad, la educación pública, las críticas al papa Francisco”.

Lucas Romero: “Lo que vimos en las últimas semanas con Milei fue una falta de estructura, la falta de experiencia. En el cierre de la campaña no era aconsejable que insultaran al radicalismo y lo hicieron. La UCR es un voto que está en disputa y con sus acciones, Milei los empujó cerca de Massa”.

Gustavo Córdoba: “No teníamos en el radar la caída de Milei, pero en los últimos diez días hubo una acumulación de errores de los libertarios. El caso de Bertie Benegas Lynch con sus dichos sobre romper relaciones con el Vaticano es paradigmático y tiene una enorme dimensión, porque tocó un nervio sensible: la falta de credibilidad de la política no la tiene la Iglesia en los barrios populares, sobre todo en el interior”

Federico Aurelio: “La campaña de Massa permitió generar una expectativa de un futuro mejor. Un 36% de la gente votó más que con la bronca por el presente y el pasado reciente, que indudablemente no tiene un balance favorable, por la confianza de un futuro mejor que propuso Massa”.

“Este triunfo por seis puntos no deja asegurado el triunfo en el balotaje para Massa, pero es una diferencia que le da al candidato del gobierno un puntapié inicial para hacer una campaña con chances de éxito. Queda un mes, con una situación económica delicada pero hay final abierto”.

Lucas Romero: “Massa puso al Gobierno en condiciones competitivas, en un contexto donde le limpiaron la escena. Le dieron toda la centralidad: es él. Lo que queda es un balotaje entre un profesional de la política, que está preparado para esto y del otro lado alguien que no ha mostrado experiencia ni pericia para este tipo de definiciones, como Milei”.

“Massa tiene ahora la chance de apostar por los gobernadores del radicalismo para garantizar acuerdos que involucren dosis de gobernabilidad y de previsibilidad que no puede ofrecer Milei”.

Facundo Nejamkis: “Es obvio que Massa es el ganador. Pero no tan obvio que es también ganador el Massa ministro de Economía, porque con el clima adverso, el dólar a mil pesos, logró controlar una crisis sobre el dólar libre que podía haberle hecho pasar una mala semana final de campaña. Massa trabajó de manera acertada todo el tiempo sobre el riesgo y el miedo que tiene para las bases del peronismo que gane un dirigente como Milei. Massa recreó la idea de que encarna el cambio con continuidad”.

Gustavo Córdoba: “Hubo una gran ventaja de Massa en haber logrado en Rosario, en el interior, pero sobre todo en el conurbano bonaerense la recuperación de votos de mayores de 60 años que en las PASO no fueron a votar y en estas sí. Creo que además pudo haber recibido anticipadamente algunos votos radicales”.

Federico Aurelio: “Los gobernadores y los intendentes en general son ganadores porque se vieron beneficiados con la fragmentación de la oposición en dos espacios. El porcentaje que obtuvieron los gobernados fueron sensiblemente mejores que los que tuvieron en las PASO”.

Lucas Romero: “Los intendentes jugaron todo su poder. Recuperan Lanús y logran la reelección. La remontada la dio Massa en la provincia de Buenos Aires, con Axel Kicillof ganando con 35 puntos. Hay una predominancia de ‘lo bonaerense’ en el oficialismo. Estos resultados ratifican esta tendencia. El territorio bonaerense es el que saca adelante al peronismo”.

Facundo Nejamkis: “Ganaron las estructuras del peronismo. Mucho se habló cuando ganó Milei que las redes sociales y lo nuevo vencían a las estructuras y el peso específico de los aparatos partidarios, pero eso quedó demostrado que es falso. Los gobernadores y los intendentes son los grandes ganadores, después de Massa, de la jornada de hoy”.

Gustavo Córdoba: “Los gobernadores y los intendentes hicieron lo que tenían que hacer y recuperaron un montón de caudal de votos importantes. Esto da un mapa casi perfecto de lo que fueron estas elecciones. Todas las provincias gobernadas por el peronismo mejoraron su performance. También los gobernadores aliados, no peronistas, como Misiones y Salta”.

Gustavo Córdoba: “Los siete puntos se explican por votos de Horacio Rodríguez Larreta que vieron el extravío estratégico de Bullrich en la campaña y se fueron. Una parte migró a Schiaretti y otra, incluso, a Sergio Massa”.

Lucas Romero: “Schiaretti puede estar en la grilla de los ganadores, pero él podía estar más cerca de apoyar a Milei, sobre todo por los buenos resultados que tuvo el candidato de La Libertad Avanza. El interrogante que se abre es cómo puede jugar Martín Llaryora en ese debate”.

Gustavo Córdoba: “El papa Francisco a la distancia fue uno de los grandes ganadores. Dio una entrevista donde fue muy claro para los que lo escucharon y tenían que entenderlo. Frente al descrédito de la política, la Justicia y los empresarios, las universidades y la Iglesias son un reservorio de credibilidad, sobre todo en sectores populares. Allí, en las provincias conservadores y también en el conurbano bonaerense, las Iglesias hicieron un trabajo profundo. Creo también que se votó en este sentido en defensa propia”.

Lucas Romero: “Lo de Macri quedó cerca de ganar en primera vuelta y es previsible que va a ganar, más teniendo en cuenta el apoyo que le dio Milei en su discurso. Lo de Frigerio en cambio es importante, es una gran elección que derrota al peronismo después de 20 años”.

Facundo Nejamkis: “Jorge Macri hizo una buena elección, retuvo bastante el voto de Martín Lousteau y quedó cerca de ganar. También Leandro Santoro tuvo un buen resultado, porque con su candidatura Unión por la Patria creció en cantidad de votos”.

Facundo Nejamkis: “Mauricio Macri nunca fue claro en su rol en la campaña de su propio espacio político. Entraba y salía de la campaña electoral a discreción y cada vez que lo hacía generaba una discusión dentro de Juntos por el Cambio. Si apoya a Bullrich o Larreta. Si apoyaba a Milei o a Bullrich. En todos los casos había ambigüedad. No sé si es responsabilidad exclusiva de él, pero es uno de los responsables del fracaso de Juntos por el Cambio”.

Gustavo Córdoba: “Mauricio Macri es uno de los perdedores hasta ahora y tiene todo para perder por delante. Si él sale a apoyar públicamente a Milei puede ser perjudicial para Juntos por el Cambio y también para el propio Milei”.

Lucas Romero: “Macri y Bullrich son, por lejos, los dos más perdedores, porque en este contexto, con el voto opositor que reúne más del 60% de los votos, que ellos no hayan podido construir una opción, una mayoría ganadora, es responsabilidad de ellos. Los dos fueron los que impidieron que Juntos por el Cambio le pusiera límites a Milei. Cuando se alertó sobre el riesgo que representaba Milei para JxC, en marzo o abril del año pasado, ellos fueron los que se negaron a imponer esos límites”.

Federico Aurelio: “Todo el espacio de Juntos por el Cambio está dentro de los perdedores y Mauricio Macri tiene, por supuesto, un rol destacado”.

Gustavo Córdoba: “Hubo una brújula extraviada de parte de Bullrich, porque el kirchnerismo, en esta instancia de primera vuelta, no era un rival. Encabezó una pelea contra esos molinos de viento, acrecentando las chances de crecimiento de Juan Schiaretti. Además, no tuvo un buen discurso, al haber planteado esta idea de que no se van a rendir y de insistir con que el kirchnerismo fundió el país”.

Federico Aurelio: “Tanto Macri como Patricia Bullrich fueron los grandes perdedores. Creo que fue muy pobre concentrar la campaña en decir que hay que terminar con el kirchnerismo. Qué paradoja que Bullrich dijo durante los últimos meses que hay que terminar con el kirchnerismo y esta elección quizás termina con Juntos por el Cambio”.

Lucas Romero: “Con Macri se negaron a ponerle límites a Milei y ahora están sufriendo una derrota en manos de él”.

Facundo Nejamkis: “Patricia Bullrich es claramente la derrotada, porque su nombre es el que está en la boleta y la que encabezó y fue protagonista principal de la campaña”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.