LML/Se normaliza el abastecimiento de gas a las empresas y estaciones de GNC

La llegada y descarga de un buque de gas natural licuado en el puerto de Escobar logró paliar la situación, al menos por el momento. Distribuidoras dicen que los contratos ininterrumpibles están siendo cumplidos, mientras que los interrumpibles siguen sin combustible.

La Secretaría de Energía de la Nación informó ayer que a partir de la medianoche de hoy se levantarían todos los cortes de gas que regían sobre las industrias y las estaciones de servicio de GNC. Alineadas, las distribuidoras de todo el país dijeron a este medio que a esa hora se volvió a inyectar gas natural en cantidad suficiente como para reanudar los servicios cortados. Las estaciones están volviendo a cargar y fuentes industriales aseguran que a las 7 de la mañana se había alcanzado el 50% de la provisión habitual en algunas zonas del país.

“Para llevarle tranquilidad a todos los argentinos: se liberarán totalmente los cortes a industrias y estaciones de GNC firme a partir de las 00 horas. Informamos esta mañana que la situación se iba a normalizar a lo largo del día y a partir del jueves no habrá faltantes”, publicó el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo en su cuenta de X ayer.

Por su parte, fuentes oficiales confirmaron que, tras la culminación de una reunión el Comité de Emergencia, se decidió liberar el consumo de las estaciones de carga de GNC e industrias hasta la reserva en firme contratada a partir de las 00 del 30 de mayo. “Siguen cortados los servicios interrumpibles pero se recuperan los contratos firmes. Subieron las presiones en tramos finales en las zonas afectadas”, aclararon.

Cabe recordar, que durante la jornada del martes la empresa Ecogas había ordenado a las estaciones de servicio de GNC de Córdoba a suspender completamente las operaciones hasta nuevo aviso. El mismo escenario se produjo en Rosario (Santa Fe). El desabastecimiento de GNC para los automovilistas alcanzó también a provincias como Catamarca y La Rioja. Capital Federal y el Gran Buenos Aires, junto con toda la provincia, no estuvieron ajenas a los faltantes. Se sintieron en todo el país.

Esta mañana, ese panorama empezó a cambiar. “Desde las 0 se restableció el abastecimiento de Gas a las estaciones con contrato con reserva firme”, dijo Oscar Olivero, vicepresidente de la Cámara de Despachantes de GNC. “Pudieron reabrir todas las estaciones que tienen contrato con reserva para los días de frío. Aunque la puesta en marcha no fue tan sencilla. Desde ayer a las 9 está soplando Gas en los gasoductos el barco que se compró a Petrobras de Brasil”, agregó el dirigente empresario.

En paralelo a esa situación, el miércoles la falta de gas se extendió a grandes industrias ubicadas en el norte de la provincia de Buenos Aires, el sur de Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Según informó el sitio especializado en temas energéticos EconoJournal, Enarsa compró el fin de semana “de urgencia” un cargamento de GNL a Petrobras que debía empezar a regasificar ayer. Pero la operación no llegó a concretarse a tiempo para evitar los cortes.

“A último momento la empresa brasileña impugnó la carta de crédito con la que debía pagarse el combustible y no autorizó la descarga del GNL en la terminal regasificadora de Escobar. En simultáneo, TGN sufrió un problema técnico en dos plantas compresoras. A raíz de la situación, el Enargas convocó a un comité de emergencia para cortarle el gas a las mayores 100 industrias del país” ubicadas en las provincias mencionadas, explicó el portal.

El origen del problema fue que Enarsa “no pudo documentar” un pago de USD 22 millones que debía girar este martes para que un buque cargado de GNL empiece a inyectar hoy el fluido en la terminal regasificadora de Escobar.

Esos problemas en el pago fueron subsanados ayer, con todo urgencia, y el gas del barco empezó a ser bombeado a la red nacional desde el Puerto de Escobar.

“Liberamos todos los firmes de GNC e Industrias en nuestras dos zonas de distribución, solo queda el interrumpible restringido”, dijeron fuentes de Naturgy.

“A partir de las 0, o sea, de las 12 de la noche, ya habilitamos el servicio y le mandamos la comunicación a todos nuestros clientes. Industrias con contrato en firme, lo recuperaron y tienen gas. Y lo mismo las 325 estaciones de servicio que tenemos nosotros, que son estaciones con contrato en firme e interrumpible, ellos recuperaron también el gas. Así que está, entre comillas, normalizado, porque la parte interrumpible, digamos, todavía no hay ok del comité de emergencias. Pero todo lo que es contrato en firme que se había cortado por la emergencia, lo recuperaron. Así que ya están despachando gas y lo mismo las industrias están usando sus contratos en firme para poder trabajar”, dijeron desde Metrogas.

Si bien el abastecimiento tiende a normalizarse, existen dos riesgos latentes que quiere evitar la Secretaría de Energía que conduce Eduardo Rodríguez Chirillo. El primer riesgo es que el faltante de gas se sienta en las usinas en las que se quema el fluido para generar electricidad, es decir, que se traduzca en cortes programados de suministro eléctrico. Para eso Energía solicitó a Cammesa que haga uso del transporte de gas solo hasta el mínimo técnico y utilice combustibles líquidos para sostener la demanda eléctrica.

“Si en 10 días la temperatura bajara a 10 grados y no entraran varios barcos vamos a volver a estar en una situación de este tipo”, dijo Olivero.

El otro riesgo, descartado por el Gobierno y las distribuidoras, es que haya cortes de suministro de gas residencial. En principio estos clientes son “ininterrumpibles” y un corte implicaría grandes peligros para la seguridad de la población.

Esta “pre-emergencia” declarada oficialmente se da en el marco de temperaturas más bajas a lo previsto para esta época del año, una planificación de suministro que resultó deficiente y el ahorro tanto en importaciones como en obras que buscó el Gobierno para sostener el superávit fiscal. Por ejemplo, esta semana Cammesa salió a licitar de urgencia cargamentos de gasoil y fuel oil que tendrán un costo de unos USD 500 millones para el Tesoro, gasto que no estaba previsto originalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.