IProfesional /El dólar, bajo presión: mientras el BCRA trata de evitar otra disparada, Massa define su plan para después de las elecciones

Los dólares libres volvieron a escalar y obligó al BCRA a fuertes ventas para evitar una disparada de la brecha. ¿Vuelve el crawling peg?

El apurado anuncio del lanzamiento del «dólar Vaca Muerta», para que sirva como empalme del «dólar soja 4», no enfrió al mercado cambiario. Como suele suceder cuando las cartas están echadas, los operadores suelen adelantarse a los eventos, y esta vez no parece haber dudas de que después de las elecciones habrá cambios abruptos en la dinámica económica y cambiaria en la Argentina.

La presión sobre el dólar se intensificó en las últimas jornadas y obligó al Banco Central a engrosar las intervenciones para evitar una disparada mayor en la brecha cambiaria.

Desde las PASO, el BCRA vendió entre u$s30 millones y u$s35 millones por día para intervenir en la brecha. 

Esas intervenciones le permitieron contener la cotización del dólar MEP por debajo de los $700. Por otro lado, después de las Primarias, el Gobierno puso en marcha el «soja 4», que le aseguró un abastecimiento de divisas por el contado con liqui, con el cual logró ponerle un tope de $800 a esa cotización.

Massa pensó que el anuncio del «dólar Vaca Muerta» serviría como una continuidad de esa situación. Incluso existe la chance de un «dólar minería» para brindarles un canal a las compañías del sector que exporten en los próximos meses.

Sin embargo, las presiones se exacerbaron en las últimas jornadas.Se termina el dólar soja 4 y el Gobierno busca empalmar con el Se termina el soja 4 y el Gobierno busca empalmar con el «dólar Vaca Muerta» para sostener la situación cambiaria.

Pruebas a la vista: el Banco Central llegó a duplicar sus ventas en el mercado y antes del cierre de la semana ya volcó unos u$s60 millones cada día. El escenario se acerca peligrosamente a lo sucedido en la semana previa a las PASO, cuando la autoridad monetaria vendió entre u$s100 millones y u$s120 millones diarios para contener las cotizaciones.

La historia es conocida: inmediatamente después de las PASO, Massa se vio obligado a devaluar un 22% de golpe. El ministro responsabiliza de esa decisión al FMI.

Sin plan económico, el final del dólar está cantado

Las intervenciones oficiales ya suman unos u$s1.000 millones desde que terminaron las PASO. Un volumen muy elevado, en medio de la escasez de divisas y el súper cepo.

Massa había negociado con el FMI que una parte de los dólares que ingresaran en el mercado pudieran ser vendidos en el mercado para evitar una disparada de la brecha.

Sin embargo, esta estrategia es de corto alcance. Nadie duda que en la Argentina habrá otra devaluación más temprano que tarde. Lo único que se desconoce es el timing. El momento en que se soltarán las anclas.

En el Banco Central admiten, ante una consulta de iProfesional, que si se dejara subir al dólar MEP a un nivel parecido al del «contado con liqui», eso presionaría al blue y también a la inflación. Y que por ese motivo se tomó la decisión de abastecer de dólares al mercado para bajar la temperatura del mercado.DevaluaciónEl mercado espera atento la próxima devaluación.

Los inversores de acá y afuera saben que el próximo domingo 22 será una fecha trascendental. Que dependiendo del resultado, al día siguiente podría desencadenarse otra devaluación.

¿Qué otra cosa podría suceder si Javier Milei gana en primera vuelta y se convierte en el presidente electo? Su plan de dolarización, que sigue despertando más dudas que certezas, no haría otra cosa que disparar un ajuste en el mercado cambiario.

La mayoría de las empresas líderes también están atentas. Nadie quiere perder patrimonio ni que se desvaloricen sus activos. Por eso, muchas de ellas ya empezaron a adelantar decisiones ante la incertidumbre total.

Como las compañías tienen vedado el acceso al dólar por el súper cepo, lo más notorio tiene que ver con la acumulación de stocks (de productos terminados o de insumos, según cada rubro).

¿Vuelve el crawling peg del dólar oficial?

Funcionarios del equipo económico afirman que el ministro Massa piensa en abandonar el congelamiento del dólar mayorista ($350) en los primeros días de noviembre. Antes de un eventual balotaje. Entienden que el tipo de cambio oficial no puede retrasarse más.

Tras el salto del 22% de agosto, el Gobierno pensó que ganaba margen para atraer a los exportadores a liquidar sus divisas en la ventanilla del Banco Central. Sin embargo, hizo falta otorgarles un tipo de cambio diferencial para que lo hagan. Tanto a los sojeros, como ahora a los petroleros y, seguramente, a las empresas mineras.El atraso cambiario se hace sentir y el BCRA volvería a implementar el crawling peg.El atraso cambiario se hace sentir y el BCRA volvería a implementar el crawling peg.

El rápido pasaje a los precios de la suba del dólar hizo, además, que la ganancia de competitividad se perdiera enseguida. A diferencia de otras devaluaciones, esta vez se volvió al punto de inicio muy rápido. No pasaron ni siquiera dos meses para que la situación cambiaria volviera a foja cero.

De ahí que en el mercado financiero también esperan una devaluación en el corto plazo.

¿Podrá manejar Economía el timing? Será lo que tratará de hacer Massa; por eso mismo piensa en retomar el crawling peg (minidevaluaciones diarias) pronto.

Te puede interesar

El mercado ya le puso fecha al inicio de la «temporada de devaluaciones»: cuándo comenzaría

El resultado de las elecciones del 22-O será clave para tener idea de cómo sigue la película. Mientras tanto, el mercado cambiario volvió a recalentarse poniendo bajo presión a los demás precios de la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.