Infobae / Los rumores de renuncia de Sergio Massa impactaron en el mercado y el dólar libre marcó otro récord

En un día en el que dólar alternativo tocó los 421 pesos, el ministro de Economía despotricó contra el ruido que generó la “ambición de los mediocres” y dejó su cargo Antonio Aracre, jefe de asesores de Alberto Fernández

Fue otro día agitado. Uno más en la golpeada economía argentina, pero no por eso menos impactante. Y hubo récord, además: el dólar libre tocó los 421 pesos, para cerrar en $428, y las cotizaciones financieras escalaron, con el contado con liqui que fue hasta los 425 pesos.

Demasiado para tan frágil contexto. Pero desde los despachos oficiales y el mercado hay versiones sobre lo que pasó hoy. Quizás una punta de lo que podría venir en un año electoral que ya arrancó.

Así, los rumores y el ruido estuvieron a la orden del día. Primero, que Sergio Massa renunciaba impulsado por la idea del Presidente Alberto Fernández de que quien tenía que comandar el Palacio de Hacienda era Antonio Aracre, su jefe de asesores desde hace un par de meses. Aracre, que trabajó más de 20 años en la semillera biotecnológica Syngenta, desembarcó en la política este año. Y duró poco: renunció a su cargo pasadas las 18 de hoy.

“A raíz de los rumores que circularon desde anoche y a los efectos de desactivar cualquier operación tendiente a intranquilizar los mercados le he presentado al Presidente Alberto Fernández mi renuncia indeclinable como Jefe de Asesores de manera inmediata”, tuiteó.

“Aprovecho este medio para agradecerle al Presidente por haberme honrado con este cargo y sabe que puede contar conmigo para lo que necesite”, cerró. “Es increíble que este señor crea que puede intranquilizar algo”, ironizó minutos después un operador del mercado financiero. Aracre no respondió las consultas de Infobae.

Massa, en tanto, estuvo furioso todo el día con las versiones. Se negó también a responder los mensajes de este medio. Algunos sectores del mercado, más cercanos al ministro, creen que la “operación Aracre” estuvo motorizada desde la política. Miran a la Casa Rosada. Otros, maliciosos y siempre atentos a la pica eterna con Miguel Ángel Pesce, también señalaron al Banco Central.

Recién llegado desde Washington, donde anunció que su equipo comenzó a trabajar con el FMI para cambiar las metas del programa vigente, en medio del tremendo impacto de la sequía en la economía local, el tigrense está convencido que el runrún de su salida generó la suba del dólar libre y los financieros de hoy.

“La ambición de los mediocres que creen que se crece destruyendo al otro solo genera ruido”, dijo hoy el ministro cuando le preguntaron por los rumores del día algunas de los protagonistas políticos del momento. Massa recibió hoy en Economía a Alberto Weretilneck, gobernador reelecto de Río Negro; ya Rolando Figueroa, electo en Neuquén.

“Fue rara la jornada, pero es cierto que el mercado abrió mal por la ola de rumores. Más allá del contexto, Sergio garantiza cierto orden y estabilidad, y las dudas a muchos los alteran”, aseguró otra fuente del mercado bursátil.

Como sea, las versiones se vieron reflejadas en la liquidación del dólar soja, que había hilvanado cuatro jornadas de casi USD 1.000 millones, desde que comenzó a moverse la semana pasada. Hoy, el complejo sojero apenas ingresó USD 36 millones en el marco del programa que establece un tipo de cambio diferencial a $300 conocido como dólar soja 3. En ese contexto, el Banco Central pudo retener apenas USD 1 millón.

“Varios factores afectan al tipo de cambio. Primero, una inflación que corre al 8% mensual. Luego, el dólar soja 3, con la abundancia de pesos que genera, muchos de los cuales van a presionar al tipo de cambio. Y están los rumores de toda índole: ayer, corralito; hoy, que se va Massa. En un Gobierno débil y con muchas internas, pega todo. El dólar sube con la inflación, esa es la película. Está más o menos donde tiene que estar”, resumió el analista financiero Cristian Buteler.

Es el fin de otro día agitado. Claro, falta aún algunas horas para que termine este martes y en la convulsionada Argentina el día cierra con la última campanada. Hasta entonces, cualquier cosa podría pasar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.