Infobae / Alberto Fernández inició una ronda de reuniones con gobernadores del PJ para negociar los detalles de la mesa política

El Presidente consensúa con los jefes provinciales en reuniones bilaterales y grupales antes de la cumbre del jueves. Los encuentros se producen después de la reunión con Wado de Pedro para limar asperezas. Discuten principalmente quiénes estarán invitados y qué se discutirá

Tres días antes de que se reúna la mesa del Frente de Todos, el Gobierno dejó trascender que Alberto Fernández mantuvo y seguirá liderando varias reuniones con los gobernadores del PJ con el fin de negociar los términos en que se llevará a cabo el esperado encuentro para limar asperezas en el Gobierno, que se encuentra atravesado por interna. Tuvieron lugar entre llamados telefónicos, el fin de semana; una cena, que ocurrió anoche, y distintas visitas que están ocurriendo entre hoy y mañana.

El domingo por la noche, el jefe de Estado habló por teléfono con Jorge Capitanich (Chaco), para escuchar su posición individual y como uno de los principales referentes del norte grande. Y ayer, lunes, por la tarde, el mandatario recibió a Omar Perotti (Santa Fe), que prefería conversar en privad. Luego recibió, para cenar en Olivos, a Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca); Gustavo Melella (Tierra del Fuego); Sergio Uñac (San Juan); Gustavo Bordet (Entre Ríos); a Juan Manzur y a Osvaldo Jaldo (Tucumán).

Los cónclaves siguen: hoy se encontró con Gildo Insfrán (Formosa) y mañana se verá con Gerardo Zamora (Santiago del estero). “Están definiendo la mesa, los acuerdos”, dijeron en Gobierno. Las charlas se producen después de que los gobernadores se negaran a ir todos juntos a Olivos el sábado pasado, invitados por el primer mandatario.

Los encuentros se produjeron, también, después de que el Presidente se encontrara con el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, el sábado, para poner fin al último conflicto entre ambos en el marco de las internas. “Está hablando con ellos para saber sus expectativas. Algunos estuvieron en Olivos, con otros fueron charlas por teléfono, para ver qué es lo que esperan de la mesa“, se informó oficialmente.

Alberto Fernández aspiraba a que el encuentro se produjera con cinco representantes de cada sector del FDT. Incluyendo a los movimientos sociales y a los sindicatos, y a los jefes provinciales. Pero hay otros que se inclinan por que, en esta primera instancia, vayan sólo delegados de las tres patas partidarias principales de la coalición.

Los roces están a la orden del día en el Gobierno, en especial luego de que De Pedro, funcionario kirchnerista, se enojara con Fernández porque consideró que lo había excluido de una reunión que tuvo con los Organismos de Derechos Humanos y que fue encabezada por el mandatario brasileño. Wado se sintió destratado y marginado, debido a su militancia de larga trayectoria en la agrupación H.I.J.O.S.

Desde entonces el primer mandatario viene intentando poner paños fríos en la interna. Y del lado de La Cámpora y de los gobernadores trabajan en el mismo sentido, más cerca del cierre de listas de junio. Y en medio de la disputa entre el sector de Cristina Kirchner y de Alberto Fernández porque el Presidente quiere la reelección.

Así, el sábado De Pedro y el primer mandatario buscaron limar asperezas y lograr una tregua política, luego de que la discusión off the record entre las partes generara un nuevo capítulo de la interna y que el debate en público, a través de los micrófonos, llevara el conflicto al punto de ebullición.”Hablaron francamente y se quedaron conformes”, indicaron cerca del ministro del Interior.

De todas formas, hay desconfianza en los distintos sectores sobre la efectividad de la mesa de diálogo. En los últimos días, hubo trabas de parte del sector duro, entre ellas, la reticencia para definir a sus propios delegados. Los duros están sopesando a quiénes les conviene mandar, a sabiendas de que los nombres de los presentes importan. El peso específico de cada uno determinará el compromiso del espacio con la instancia de diálogo conjunto, que por ahora se perfila, al menos, débil. Hasta ahora lo único que dejaron trascender es que no estarán Cristina y Máximo Kirchner, una confirmación de que el planteo del Presidente de generar un espacio de debate abierto no cayó bien ni en el Senado ni en La Cámpora. Y en el entorno de líderes de relevancia, como el de Andrés “Cuervo” Larroque, aseguraban que muy probablemente no vayan. El único funcionario K que confirmo por ahora fue De Pedro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.