Cronista/Ya hay 8 grandes ‘multis’ que hicieron las valijas en la era Milei

Pese al cambio de expectativas con el nuevo modelo de gobierno, hay compañías que deciden desprenderse de su operación local.

Con su salida de la Argentina, P&G, que esta semana cerró la venta de sus activos a Grupo Newsan, se suma a una extensa lista de compañías que decidieron cerrar sus operaciones en el país en los últimos siete meses. Desde la asunción de Javier Milei como presidente de la Nación, ya son al menos ocho las empresas internacionales que vendieron su negocio local o están en pleno proceso de desinversión, pese a los vientos de cambio prometidos por el Gobierno en materia económica.

Antes que P&G, Clorox. otro gigante del consumo masivo global, ya había hecho las valijas. La dueña de marcas como Ayudín, Poett, Trenet vendió su portfolio al fondo Apex Capital.

Como parte del acuerdo, Clorox Argentina, que empleaba a más de 450 personas y contaba con marcas registradas y dos plantas de producción ubicadas en las Provincias de Buenos Aires y San Juan, pasó a llamarse como una de sus etiquetas más reconocidas, Grupo Ayudín.

En el sector financiero, el banco británico HSBC decidió desprenderse de su negocio en el Cono Sur. El comprador de la operación argentina, por u$s 550 millones, fue el Banco Galicia, que con esta adquisición se transformó en la primer entidad financiera privada del país y la segunda por tamaño detrás del Banco Nación.

La operación cerrada en abril, incluyó la venta de todos los negocios de HSBC Argentina, que incluyen el Banco, Asset Management y Seguros además de u$s 100 millones de deuda subordinada emitida por HSBC Bank Argentina.

En el sector del agro, la canadiense Nutrien, referente mundial del mercado de fertilizantes, tomó la decisión de dejar su negocio local. Lo hizo luego de registrar fuertes pérdidas a raíz del cepo, aunque la explicación oficial fue que buscaba priorizar el mercado brasileño.

Nutrien tenía presencia en la Argentina desde 1995 y produce 27 millones de toneladas de productos de potasio, nitrógeno y fosfato a nivel global. Además, es propietaria, en partes iguales, junto a YPF, de la fábrica de urea granulada de Profértil.

Sin Vaca Muerta

Pese al gran potencial de producción de Vaca Muerta, también hay compañías que decidieron desprenderse de su operación en la cuenca neuquina. Una de ellas, ExxonMobil anunció en septiembre del año pasado que vendería sus áreas tras una reevaluación global de activos. Una de las interesadas en quedarse con los bloques de la compañía norteamericana es Vista, la petrolera fundada por Miguel Galuccio.

También Enap anunció la intención de vender sus activos de upstream en la Argentina. La compañía chilena es socia de YPF, con la que hace dos años había firmado un memorándum de entendimiento para explotar oportunidades conjuntas de producción y exportación en Vaca Muerta.

En el campo tecnológico, Xerox vendió sus operaciones en la Argentina y Chile a Grupo Datco, un holding nacional proveedor de tecnologías y servicios de redes de fibra óptica en América latina. La misma compañía, por medio de su controlada Silica Networks, adquirió a principios del mes pasado la filial local de la colombiana Internexa.

Largo proceso

El proceso de desinversión en la Argentina no es nuevo. Es que en los últimos cinco años más de 40 empresas decidieron irse del país por distintos motivos.

Trabas para operar, cepo al dólar, crisis del consumo fueron una constante en la economía local del pasado lustro. En ese contexto, empresas como Latam o Falabella cerraron la persiana sin siquiera encontrar un comprador para su operación en el país.

Pero el fenómeno se corresponde también con una tendencia global, en la que algunas marcas deciden cerrar su filial, pero mantienen presencia en el mercado gracias a socios estratégicos. Ese fue el caso de Adidas, Nike, Zara, y, más recientemente, Clorox y P&G, que licenciaron sus marcas a operadores locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.