Cronista /La «buena noticia» que prepara Massa y que busca contener una caída histórica

El ministro de Economía, Sergio Massa, y la titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses)Fernanda Raverta, anunciarán este martes una «muy buena noticia» para los jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales, según reveló en declaraciones radiales el precandidato a Presidente de Unión por la Patria.

Sin querer anticipar más detalles, Massa y Raverta ordenaron silenzio stampa a sus equipos, aunque se da por sentado que será una medida para recomponer ingresos. Los especialistas calculan que podría ser una actualización del bono a cobrar en medio de la campaña electoral o hasta incluso especulan que podrían dejar de pagar el impuesto a las Ganancias.

Tras un aumento del 21% por la fórmula de movilidad previsional, la jubilación mínima alcanzó los $ 70.962, que se complementa con bonos de $ 15.000 en junio, $ 17.000 en julio y $ 20.000 en agosto; para los que perciben hasta dos jubilaciones mínimas, el bono llega a $ 5000. El próximo anuncio de cambios en la movilidad debería ser a mediados del mes siguiente.

Según un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), el gasto público en Jubilaciones y pensiones sumó $ 822.700 millones en mayo y tuvo una baja real, descontados los efectos de la inflación, del 14,6%; mientras que en el acumulado de los primeros cinco meses de 2023, las erogaciones totalizaron $ 3.741.723 millones ($ 3,7 billones) y cayeron 5,4% en términos reales, por el «achatamiento» de la pirámide de ingresos, ya que la mínima trepó un 130% nominal a junio.

Cuánto perdieron los jubilados

La foto se enmarca dentro de un contexto de 11 meses consecutivos de contracción real del gasto -desde julio 2022- para disminuir el déficit fiscal y enfriar las expectativas inflacionarias.

En agosto, las jubilaciones serán un 30% inferiores a diciembre 2019

En tanto, el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) relevó que el haber jubilatorio promedio en junio fue un 18% inferior en términos reales al valor que tenía en diciembre del 2019, cuando asumió el gobierno del Frente de Todos. Asimismo, el haber mínimo, gracias a que es suplementado con los bonos, estuvo el mes pasado prácticamente al mismo nivel que diciembre del 2019. «Asumiendo que la inflación se mantiene en 8% mensual, en agosto las jubilaciones serán un 30% inferior y la mínima un 10% inferior a diciembre del 2019», calculaba semanas atrás Idesa.

Solamente las jubilaciones y pensiones representan alrededor del 40% del gasto primario del Sector Público Nacional, lo que complica por sus efectos sociales cualquier plan de ajuste fiscal que quiera encarar el próximo presidente a partir del 10 de diciembre.

Asimismo, sobre ese renglón presionarán los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) al próximo Gobierno. En una futura renegociación de todo el programa, es altamente probable que se evalúe una reforma previsional con suba de la edad jubilatoria y recorte de ingresos y beneficiarios, algo que quedó postergado en los últimos dos años ante la negativa de las distintas alas del Frente de Todos a tratar un proyecto de ley de este calibre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.