Cronista /El BCRA volvió a encender la maquinita de emitir y se despide de cualquier meta con el FMI

El Central realizó dos giros al Tesoro para cubrir el déficit fiscal, por un total de $ 190.000 millones a través de Adelantos Transitorios y Transferencia de Utilidades.

El Banco Centralencendió una vez más la «maquinita» de imprimir moneda para financiar al Tesoro y cubrir el déficit fiscal, con lo cual sigue ejerciendo más presión a la escalada inflacionaria y se aleja aún más del límite que fijó el FMI, en momentos en que el equipo económico se encuentra negociando con el organismo.

Lo hizo a través de otro Adelanto Transitorio, el octavo del año, y una Transferencia de Utilidades, la primera de 2023. El total fue de $ 190.000 millones, discriminados en adelantos por $ 40.000 millones y utilidades por $ 150.000 millones, que fueron girados el 13 de julio y se reflejaron en las últimas horas en los registros oficiales.

Tasas de plazo fijo: qué pasará con los rendimientos tras la desaceleración de la inflación

Los ocho Adelantos Transitorios realizados en lo que va del año ascienden a casi $ 1,8 billones, con lo cual se aleja aún más del límite de $ 883.000 millones que se estableció para todo el año en el acuerdo que firmó el Gobierno con el Fondo Monetario Interanual, el cual ya había sido superado tras la asistencia anterior.

Teniendo en cuenta también el giro de utilidades, la emisión monetaria total en lo que va del año para transferirle pesos al Tesoro asciende a $ 1,95 billones, lo que representa un desvió del 120,6% sobre la meta de 2023, apenas transcurrido poco más de la mitad del año, advirtieron los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI).https://9e77270137fcd2d7b6293c80ed4c8e78.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-40/html/container.html

«Si bien en Washington estaría trabajándose sobre una recalibración de los targets, una falta tan flagrante no debe estar contribuyendo a acercar las partes», agregaron, en referencia a las negociaciones que se están llevando por estos días entre el equipo económico del Gobierno y los técnicos del organismo multilateral de crédito.

A diferencia de las dos emisiones monetarias anteriores, cuyo objetivo fue comprar divisas para abonar deuda externa, esta vez habría sido para cubrir el déficit fiscal, ya que el Tesoro contaba con una baja posición en caja y aún faltaban varios días para la próxima licitación de deuda local en pesos, señalaron los economistas.

De acuerdo con Salvador Vitelli, analista de Romano Group, la emisión monetaria acumulada durante la presidencia de Alberto Fernández representa el 14,4% del Producto Bruto Interno (PBI), muy por encima del 10,8% del segundo mandato de Cristina Kirchner y casi el triple del que hubo durante la gestión de Mauricio Macri, cuando fue de 5,3 por ciento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.